Barra de vídeo

Loading...

lunes, 21 de septiembre de 2015

Organismo de ONU dice cerca de 20.000 colombianos han retornado de Venezuela

© EFE Organismo de ONU dice cerca de 20.000 colombianos han retornado de Venezuela Un total de 19.686 colombianos han regresado por su propia cuenta al país procedentes de Venezuela desde que comenzó la crisis fronteriza y otros "1.608 han sido deportados", informó hoy la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA). El organismo humanitario señaló en un comunicado que "el número de retornados puede ser mayor a lo reflejado en el registro oficial, teniendo en cuenta que se desconoce el número de personas que estarían llegando a Colombia a través de cruces informales". Según las cifras del organismo, el número de "retornados" que han ingresado al departamento de Norte de Santander, frontera con Venezuela, es de 17.027. Otras 2.659 personas han regresado a Colombia por los departamentos de Arauca, Vichada (este), y La Guajira (norte). Asimismo la OCHA detalla que "la cifra de deportados" desde Venezuela, a corte de 18 de septiembre, es de 1.608. Igualmente, esa institución señaló que "persisten vacíos en materia de protección y respuesta" para personas que han llegado informalmente a otros municipios del país y "ciudadanos colombianos que se encuentran en Venezuela con intención de retornar". La crisis fronteriza comenzó el pasado 19 de agosto con el cierre del principal paso fronterizo, entre la ciudad colombiana de Cúcuta y las venezolanas de San Antonio y Ureña, ordenado por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Posteriormente el mandatario extendió el cierre a la frontera entre La Guajira (Colombia) y Zulia (Venezuela) y a los pasos entre Arauca y Apure.

El músico que aguantó las bombas en Siria hasta que el EI le quemó el piano

Proporcionado por AFP Aeham Ahmad tocando el piano en medio de las ruinas del campo de Yarmuk en Damasco, Siria, el 26 de junio de 2014 El pianista Aeham Ahmad soportó tres años de asedio, hambre y bombardeos, pero cuando el grupo Estado Islámico le quemó el piano, este célebre músico de un campo de refugiados de Damasco se sumó al exilio masivo a Europa. "Lo quemaron en abril, el día de mi cumpleaños. Era el objeto que más quería", confía este artista de 27 años a la AFP, que sigue su periplo a través de internet. "Fue como la muerte de un amigo, mi piano era más que un simple instrumento", agrega. Tocando el piano en medio de las ruinas del campo de Yarmuk, Ahmad aportaba consuelo e incluso un atisbo de alegría a sus habitantes, golpeados por cuatro años de guerra civil. Sus canciones de esperanza, especialmente dirigidas a los niños, se convirtieron incluso en un fenómeno en las redes sociales. El campo de Yarmuk, un inmenso barrio al sur de Damasco donde viven principalmente refugiados palestinos, fue parcialmente asediado por el ejército sirio. Más de 120 personas murieron de hambre, según una ONG, y la situación empeoró desde el asalto en abril del EI. "¿No sabes que la música es haram (prohibida por la religión)?", le espetaron los yihadistas en un control, mientras trataba de subir su piano a un camión con destino Yalda, una localidad cercana donde se hallaban ya su mujer y sus dos hijos pequeños. "Los momentos en que me sentía más impotente era cuando tenía dinero pero no había dónde comprar leche para mi hijo Kinane, de un año, o cuando mi hijo mayor Ahmad me pedía una galleta. Es lo peor que se puede sentir". Sin embargo, Ahmad permaneció en Yarmuk hasta el día en que le incendiaron su querido piano. "Entonces, decidí irme". Solo. - "Traficantes de carne humana" - Empieza entonces un peligroso viaje, con partida a fines de agosto de Damasco, "bajo una lluvia de cohetes". Luego sigue por Homs, Hama e Idleb hasta la frontera turca. "En cada ocasión, conocía a un nuevo traficante de carne humana", recuerda
Los pasadores lo llevan hasta territorio turco a través de la alambrada instalada por Ankara en la frontera. Durante tres noches, se esconde en un bosque con un grupo de hombres, mujeres y niños. Hacia el 20 de septiembre, empieza a publicar en internet fotos de él, con el rostro demacrado. Para evitar los controles, toma una difícil ruta montañosa. "A veces nos quedábamos sin apenas comida durante 24 horas. Los niños lloraban de hambre. Era horrible", explica. Cuando finalmente llega a Izmir, segundo puerto de Turquía en el oeste, lo que ve le deja perplejo: "Los refugiados dormían en las aceras puesto que no podían pagarse una habitación de hotel". Un traficante lo aloja en un apartamento "plagado de ratas e insectos" y luego lo lleva con otras 70 personas apretujadas en un minibús cerca de donde deben embarcar hacia la isla griega de Lesbos. Paga 1.250 dólares para llegar a Grecia a bordo de una lancha neumática, siguiendo el periplo de decenas de miles de compatriotas. - "Querido Mediterráneo..." - Presa del pánico, en su "diario del viajero" en Facebook publica una foto suya con un chaleco salvavidas y escribe: "Querido Mediterráneo, me llamo Aeham y me gustaría que tus olas me transportaran con seguridad". El 17 de septiembre al alba, varado en una playa griega, canta una endecha sobre la "muerte que acecha" su país: "La tragedia atravesó los mares / Siria implora a sus hijos desplazados que vuelvan". Sigue su viaje hasta Atenas, luego Macedonia; aspira a llegar a Alemania, tierra de acogida para centenares de miles de migrantes. Ahmad llegó el sábado a las puertas de Croacia. "Hace tres días que no duermo, estoy exhausto. Espero lograr pronto mi objetivo", explica a la AFP. "Voy de bus en bus, camino una decena de km, luego hago una pausa en un campo de refugiados antes de subir a otro autobús". "Quiero tocar en las calles de Berlín como lo hacía en las calles de Yarmuk", afirma. Espera que su familia que se quedó en Damasco pueda unirse a él. Su sueño no acaba aquí. "Me gustaría toca en las orquestas famosas, dar la vuelta al mundo y transmitir el sufrimiento de quienes están asediados en el campo de (Yarmuk) y de todos los civiles que se quedaron en Siria".

"Por si mañana": la emocionante carta de un enfermo de Alzheimer a su mujer, un relato de ficción cargado de realidad

Te escribo ahora, mientras duermes, por si mañana ya no fuera yo el que amanece a tu lado. (...) Por si mañana ya no pudiera darte las gracias. Por si mañana, Julia, no fuera capaz de decirte, aunque sea una última vez, que te quiero La imagen de esta carta compartida en redes sociales con motivo del Día Mundial del Alzheimer pierde en la mayor parte de los casos su contexto. Se comparte, por ejemplo, como "la carta que un enfermo de Alzheimer escribió a su esposa en un momento de lucidez" o con mensajes que invitan a emocionarse como "la carta de un enfermo de Alzheimer a su pareja, preparad los pañuelos". Es un texto cargado de emoción, especialmente para todas aquellas familias que acompañan a sus seres queridos en esta enfermedad cuya característica principal es el temible y triste olvido de los recuerdos. Su autor es el periodista Jesús Espada y el texto, titulado Por si mañana, le hizo merecedor del primer premio del III Concurso de Cartas de Amorcelebrado en Cobisa (Toledo). Fue en el verano de 2014 y entonces la carta ya fue compartida en redes sociales, siendo muchos los usuarios que la tomaban por un texto real. Esta es la transcripción de la carta, un relato de ficción de un paciente de Alzheimer que agradece a su esposa el cuidado y el cariño con el que le cuida y lo deja por escrito por si un día, avanzada la enfermedad, ya no supiera hacerlo ni pudiera recordarla: "Por si mañana" Jesús Espada Querida Julia: Te escribo ahora, mientras duermes, por si mañana ya no fuera yo el que amanece a tu lado. En estos viajes de ida y vuelta cada vez paso más tiempo al otro lado y en uno de ellos, ¿quién sabe?, temo que ya no habrá regreso. Por si mañana ya no soy capaz de entender esto que me ocurre. Por si mañana ya no puedo decirte cómo admiro y valoro tu entereza, este empeño tuyo por estar a mi lado, tratando de hacerme feliz a pesar de todo, como siempre. Por si mañana ya no fuera consciente de lo que haces. Cuando colocas papelitos en cada puerta para que no confunda la cocina con el baño; cuando consigues que acabemos riéndonos después de ponerme los zapatos sin calcetines; cuando te empeñas en mantener viva la conversación aunque yo me pierda en cada frase; cuando te acercas disimuladamente y me susurras al oído el nombre de uno de nuestros nietos; cuando respondes con ternura a estos arranques míos de ira que me asaltan, como si algo en mi interior se rebelase contra este destino que me atrapa. Por esas y por tantas cosas. Por si mañana no recuerdo tu nombre, o el mío. Por si mañana ya no pudiera darte las gracias. Por si mañana, Julia, no fuera capaz de decirte, aunque sea una última vez, que te quiero. Tuyo siempre T.A.M.R. Con esta carta a Julia, el periodista de Radio Castilla-La Mancha decidió competir en el citado concurso, en el apartado de "mejor carta de amor remitida desde cualquier otro lugar del mundo". ¿Por qué una carta poniéndose en la piel de un enfermo de Alzheimer? "Es una enfermedad que siempre me llamó la atención por el miedo a perder la conciencia y el contacto con el mundo", explica a Verne el periodista, que trabaja en Radio Castilla-La Mancha. No conoce a nadie en su círculo cercano que la padezca pero le llamó mucho el documental Bicicleta, cuchara, manzana sobre el ex presidente de la Generalitat y ex alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall. La autoría de la carta, dice, quedó diluida en cuanto se viralizó, aunque le llama la atención que resulte creíble como carta real porque, aunque estaba manuscrita tal y como pedían las reglas del concurso, lleva título y el número 25 ("que el jurado escribió sobre el papel", aventura). En algunos casos, cuando ve una publicación con miles de "me gustas" en Facebook o un importante número de retuits en Twitter sí que escribe para poner en contexto la carta. "Es curioso porque cuando aclaro que es un texto literario hay gente que le da aún más valor", comenta. "Siempre digo que hay pocas cosas tan reales como la literatura". Con el título de la carta se animó a crear un blog: "Por si mañana es una buena filosofía, una declaración de intenciones de hacer las cosas hoy, por si mañana ya no es posible, o decirle algo a alguien por si otro día no puedes". 

La mala hora de Lula: ahora acusado por la Policía

© Reuters / A.F.P. El expresidente Lula da Silva, el mandatario más pupular de Brasil, regresó recientemente a la política para defender su legado y afrontar las acusaciones en su contra. En el círculo, Dilma Rousseff. Como en una tormenta perfecta, la crisis económica y el escándalo de corrupción que amenazan la estabilidad de la presidenta Dilma Rousseff ya alcanzaron al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, ícono de la política brasileña en este siglo. En efecto, la semana pasada la Policía Federal pidió que Lula sea citado a declarar en el escándalo Lava Jato (Lava Carro), según el cual las principales empresas constructoras pagaron sobornos por conseguir contratos con Petrobras. En mayo, ya le habían abierto una investigación por tráfico de influencias a favor de empresas brasileñas que recibieron contratos en países como Cuba. La Justicia procesó a José Dirceu, cofundador del partido y mano derecha de Lula en su primer mandato (2003-2007), acusado de haber recibido 3 millones de dólares, y a João Vaccari Neto, de depositar estos dineros en las arcas del PT, quienes habrían testificado que el presidente tendría conocimiento de los hechos. La acusación socava su figura, justo después de haber anunciado su interés en regresar al poder, y la de Rousseff, cuya popularidad está en el nivel más bajo desde la restauración democrática en 1985. Con el boom de las materias primas, Brasil se fue para arriba en la primera década del siglo XXI. Junto con Rusia, India y China creó el grupo BRIC, las agencias calificadoras le dieron el ansiado rating AAA, el país se convirtió en el tercer receptor de inversión extranjera directa en el mundo detrás de China y Estados Unidos, y el mayor de América Latina: solo en 2016, recibió 62.495 millones de dólares, según dijo a SEMANA el economista argentino Jorge Castro, especialista en Brasil. Este colosal desarrollo alimentó la aureola de Lula, el primer presidente obrero de América, elegido en 2002 y reelegido en 2006: en una década, 28 millones de brasileños engrosaron las filas de la clase media. Pero el escándalo del mensalão estalló en 2005 y comenzó a enturbiar el horizonte, cuando se descubrió una red de aportes de empresas a las arcas del PT. Dilma, sucesora de Lula desde 2011, empezó a perder popularidad antes de terminar su primer mandato, con protestas que amenazaron el Mundial de 2014. A duras penas logró ser reelegida, y con el escándalo del Lava Jato, las cosas se complicaron aún más. Varios partidos se retiraron del gobierno, y el presidente de la Cámara, Eduardo Cunha, del PMDB, que hasta ahora fue el principal aliado del PT, pasó a la oposición. El coctel de desaceleración china, caída de las materias primas y la recuperación de Estados Unidos, que provocó una salida masiva de capitales hacia Wall Street, fue letal para Brasil: entró en recesión, el déficit fiscal llegó en julio a su nivel más alto desde 2001 y el real se devaluó 41 por ciento. Standard & Poor’s le quitó al país el grado AAA, y si otra agencia hace lo mismo, el país puede perder acceso al crédito. Como respuesta, el ministro Joaquim Levy presentó un plan de austeridad que contempla crear un gravamen financiero, aumentar los impuestos a las ventas de inmuebles, y recortar gastos oficiales por 6.800 millones de dólares. En respuesta, la CUT ya anunció medidas de fuerza, la Federación de Industriales de San Pablo lanzó la campaña “No voy a pagar el pato” y Cunha anticipó “una derrota clamorosa” en el Congreso al impuesto al cheque. La amenaza de juicio político pende sobre la presidenta. El Tribunal de Cuentas debe decidir si Dilma usó dinero de bancos públicos para esconder problemas presupuestales antes de ser reelegida en 2014, y el Tribunal Electoral analiza un pedido de la oposición, que la acusa de haber financiado su campaña con dineros de la corrupción en Petrobras. Para Castro, “las posibilidades del ‘impeachment’ son escasas, porque el número de diputados comprometidos a no avanzar por ese camino es mayor que el necesario”. Lo mismo dijo a SEMANA el analista brasileño Murillo de Aragao: “El gobierno de Dilma es frágil, pero tiene respeto como institución y faltan pruebas directas contra ella. En otras palabras depende de nuevos hechos”. De Aragao cree más probable que Lula sea procesado, pues “hay mucha evidencia que debe aclarada. Tal vez el proceso es la mejor manera de aclarar su papel”, dice. Así las cosas, Dilma y Lula se necesitan. Lula estaría molesto porque Dilma no le consultó el plan económico. El periódico Estado de São Paulo publicó una columna que sugiere que el expresidente está considerando quitarle su apoyo a Dilma para adoptar el papel de “salvador”. Para De Aragao es al revés: “Lula depende más de Dilma, de lo que ella depende de él. Dilma tiene el gobierno y se puede recuperar y, así, ayudar a respaldar a Lula”.