Barra de vídeo

Loading...

viernes, 24 de julio de 2015

Los cubanos no podrán solicitar asilo en la embajada de Estados Unidos en La Habana

Desde que el lunes pasado se restablecieran oficialmente las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba y se reabriera la sede consular cubana en Washington, expertos, periodistas, ciudadanos y tertulianos se han dedicado a analizar las consecuencias de tales acontecimientos, los horizontes que abren y hasta los vacíos legales que la nueva situación descubre. Uno de los que más polémica ha desatado ha sido la posibilidad de que los cubanos pudieran solicitar asilo político en la sede consular de Estados Unidos en La Habana. Después de que el congresista Mario Díaz-Balart afirmara que esto sí era posible, el propio Departamento de Estado se ha visto forzado a emitir un comunicado desmintiendo que los cubanos puedan solicitar asilo en la embajada cubana de Estados Unidos, poniendo así un poco de luz en todo este asunto que tanto revuelo ha generado. Lo primero que conviene aclarar es que el asilo político es el derecho que adquiere una persona a no ser extraditado de un país a otro, donde se le requiere para ser procesado por delitos políticos. Los demandantes pueden solicitarlo en cualesquiera de los lugares que las convenciones diplomáticas previas hayan establecido como una extensión del territorio nacional -entiéndase embajadas, consulados, residencias del embajador y hasta buques de guerra anclados en puertos extranjeros. Según ha podido saberse, gracias al comunicado enviado a los medios de prensa por el Departamento de estado norteamericano, y a los testimonios de algunos expertos abogados, Estados Unidos no considera que su sede diplomática sea una extensión de su territorio nacional, por tanto, este no sería uno de los lugares desde donde podrían los cubanos solicitar asilo. No existen, en consecuencia, los mecanismos ni protocolos establecidos en la embajada cubana para tal fin. Con esto queda dirimido el asunto y aclarado que los cubanos solo podrían solicitar asilo en el propio territorio norteamericano.